"

Y llegue a imaginarte entre mis brazos, un beso delicado y sincero, mis manos en tu cintura y no importándome nada más que tu compañía. Eras quien más enojos me causaba y hoy te convertiste en la persona con la que ansío pasar cada hora de mis días, conversar del arte, la literatura e incluso de banalidades y tonterías.

Me gusta sentirte cerca, disfrutar de tu natural forma de mirar, esa sonrisa amplia y el rápido pasar de las horas donde no encuentro un sólo motivo para no tenerte así toda la vida.

Te quiero porque no le perteneces a nadie más que a ti; porque opinas, debates, sonríes y aprendes… te quiero porque eras lo que más me negué a pensar y ahora no te paro de soñar. Tengo ganas de cuidarte, de acompañarte en muchas aventuras, sean buenas o malas, pues si has de caer yo quiero hacerlo a tu lado, a levantarnos hemos de aprender.

"
- edwardstarko (via edwardstarko)

(vía lotransmites-todo-palabra)